Valcendon, Graciano está de moda !

Graciano, esta palabra va asociada irremediablemente a la asociación de acompañamiento generalmente a un tempranillo. Son pocos los viticultores que se atreven a hacer un vino 100% de Graciano. Pero esta tendencia afortunadamente está despareciendo y para los que nos gustan probar vinos diferentes, el Graciano, está de moda.

Pongamosnos en situación, Aldeanueva del Ebro. Pueblo de La Rioja baja, cercana a Calahorra y en la zona límitrofe con Navarra. Suelos preferentemente arcillo-calcáreos, poco fértiles, secos y predregosos. Ideales para vinos de altos polifenóles, poco alcohólicos, menos ácidos, más glicéricos y perfectos para la crianza. Clima, mezcla variada de mediterráneo proveniente de la Ribera del Ebro y continentall proveniente de Castilla. Con pluviometría variable entre 250 y 400 mm al año, ideal para este tipo de uva.

Desde http://www.bodegasmateos.com han decido realizar un Graciano 100% proveniente de viñas viejas, con un diseño de etiqueta realmente diferente y apostando por una variedad que siempre hasta ahora ha ido de reserva, en lugar de ser el jugador principal.

Nos encontramos delante de un vino muy armonioso, visualmente precioso, con un rojo muy intenso y brillante, de ribetes morados. En copa luce mucho este color. En nariz es aromáticamente superintenso, potente, reducido en un principio, y que poco a poco se va abriendo, mostrando su mejor cara al estar ya un rato abierto. Incluso podría sugerir decantación. Pero observar su evolución es muy intersante.

Aromas de membrillo y fruta roja no muy maduras al principo, con algún tono floral como si de campo se tratara, incluso algo herbáceo al principio. Conforme se va abriendo y va pasando el tiempo, observamos que se va convirtiendo en fruta más carnosa y golosa, con un punto de dulzor muy sutil.

En boca es estructurado, potente, volviendo a aparecer la fruta. Con una acidez moderada, es bastante tánico, quedandote la boca completamente seca en cuanto te lo bebes, y con un postgusto intenso a monte y balsámicos.

Este vino lo podréis encontrar entorno a los 11 €, pero disfrutaréis de un vino diferente, que evoluciona conforme pasa el rato, que a cada sorbo parace un vino diferente y en donde encontraréis las divinidades de una uva, condenada al acompañamiento, cuando tiene características suficientes para ser la protagonista sin problemas.

 

SaLud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *