Valsarte Reserva 2011 ! Hola Majo !

Mencionar Valsarte es mencionar tradición. En 1985 que es cuando se crea la sociedad “Bodegas Solana de Ramírez Ruiz”,(http://www.valsarte.com )usando el nombre “Solana” que es la finca familiar que da unos cultivos excepcionales. Su ubicación está en Abalos, localidad riojana de la Rioja Alta, en la margen izquierda del río Ebro, muy cerca de Haro (tierra de vinos por excelencia) y de San Vicente de la Sonsierra, punto de visita obligado durante las fiestas de Semana Santa. Pero la tradición viene a esta familia desde mucho tiempo atrás, puesto que en siglo XI tras la cruzada de Jersusalem, tomada en 1099, la entrada en la ciudad se hizo a través de la Piscina Probática, hecho que sirvió para añadirlo al apellido paterno, siendo así “Ramírez de la Piscina”. Y su persona más ilustre, Francisco Antonio Ramírez de la Piscina (1665-1724).

La actual generación, ha modernizado la bodega, cultivando 50 hectáreas de terreno entre Ábalos y San Vicente, siendo fundamentalmente los cultivos Tempranillo (70%) y Graciano (30%). El suelo de esta zona es arcillo calcáreo y toda la viticultura se ve influenciada por las corrientes cantábricas y el clima mediterráneo, modificado por las variaciones propiciadas por el Río Ebro.

El vino que hoy os comento es el Valsarte Reserva 2011, un vino con un marcado acento riojano. Que te saluda con un “Hola majo” en cuanto lo abres. Un vino cercano, amable, amigable y vistoso de increíble color granate de ribetes reja. Y es que en cuanto lo hueles te invade un intenso aroma de fruta caramelizada, compotas, cerezas de julio y moras de septiembre. Hasta te diría que si lo intentas escuchar te está diciendo “¿que pasa pues maja? en menudo fregao me has metido”. Porque es un vino de acceso directo, complejo pero a la vez simple, con miles de matices pero muy directos. Con un caracter ufano, amable y muy noble. Y con esas notas de madera ligeras que le otorgan la barrica pero muy sutiles con un tanino intenso pero aterciopelado y suave.Valsarte 2

Pero en boca es cuando esa busqueda de la corpulencia asociada a los reservas riojanos desaparece, siendo una suave brisa, donde la fruta se apodera de todo el paladar y a penas percibimos la madera. Siendo un vino de muy facil paso, pero complejo en sus matices. No llega a cansarnos, te llena la boca y luego se va, como quien se encuentra a un amigo durante un rato y se queda luego para volver a verse. Un vino intenso en matices pero sin llegar a ser tan estructurado que resulte ser pesado. Su paso en boca semiligero, hace que tengas ganas de volver a probarlo. Y va en perfecta combinación con cualquier charla con amigos y con una de las comidas más sabrosas, porque ambas  experiencias le van bien.

Y como siempre, lo mejor su precio, por solo 9€ puedes disfrutar de este pedazo de vino increible !!!

SaLud

SaLud

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *