Buenas,

      Antes que nada me presento, me llamo Jordi Vizcarro. Soy hostelero desde hace más de 20 años y sommelier desde hace poco más de 1 mes y es de esto que quería hablaros.
Hace un tiempo le prometí al amigo Alfonso que le escribiría unas líneas para su blog y aquí estoy, cumpliendo mi palabra.
Pues como os iba diciendo, hace apenas unos días que aprobé los últimos exámanes del curso de sommelier profesional de la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona, y estoy súper orgulloso.


      Han sido más de 2 años (con la pandemia se nos ha alargado un poco) en recibir información sobre la vid, la uva, el vino y otros productos. Dos años fantásticos con unos profesores increíbles que nos han hecho amar todo lo que rodea este mundo tan impresionante. Pero todo??
Imposible!!!
En una de las primeras clases Sumpta, la directora del curso, nos dijo, «no os lo podemos enseñar todo, pero si un sistema, unas pautas, unas normas para aprender a encontrar cosas dentro de un vino”. Y exactamente de eso va el curso.

     A catar se aprende catando y comparando. En el curso aprendes el vocabulario, los colores, los posibles aromas, sabores, intensidades, a diferenciarlos y sobre todo a describirlos. El resto hay que aprenderlo practicando.
Con esto no quiero banalizar el curso ni mucho menos, ya que también estudias viticultura, enología, geografía y cultura vinícolas; productos como el chocolate, café,  puros, vinagres, jamón, quesos… un mundo apasionante de aromas y sabores.

     Lo que quiero decir, de ahí viene el título, es que sales con la nariz, el paladar y la mente un poco mas entrenados, pero con la sensación de no saber nada.

     Para conocer vinos, hay que ir a las bodegas, a las ferias, catarlos con los amigos… ahí es donde cogeremos experiencia. No olvidéis que catar un vino es recordarlo, es poder hacerte una ficha física o mental de lo que te reporta esa copa y eso para mi, la mejor forma de tenerlo es sobre el terreno. En la bodega con el enólogo, en la feria con el comercial o simplemente comentándolo con los amigos.
Y para ser el primer escrito no quiero extenderme mucho más. Estoy deseando que pase esta dichosa pandemia y poder volver al turismo enológico, a las ferias de vinos de primavera y sobre todo volver a juntarme con los amigos alrededor de un vino (o varios) para comentarlo.

Gracias por vuestra atención y hasta la próxima.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.