Natural como la vida… ENDEMIC !

Ayer tuvimos la oportunidad de probar unos vinos completamente diferentes a los que habitualmente estamos habituados y con una filosofía realmente a tener en cuenta, con una pasión por el cuidado del medio ambiente y procurando que el vino contenga los menos elementos posibles químicos para no perjudicar en exceso al cuerpo humano. Su nombre, Endemic ! de la bodega Ferrer-Gallego. https://vinonaturalendemic.com/

Ubiquemosnos, Endemic es un proyecto de 3 hermanos, M. Ángel, Pablo y Raúl, ubicados en la comarca Utiel-Requena en el pueblo de Jaraguas. Es un proyecto humilde de conservacionismo agro-cultural orientado a elaborar vinos naturales a través de procedimientos agrarios que no perjudiquen el medio ambiente y con prácticas enológicas sostenibles. El cuidado por el medio ambiente y la utilización de productos originarios de un aréa geográfica determinada, así como la interacción del hombre que puede provocar su desaparción, es lo que se determina como Endémico o Endemismo. De ahí el nombre del vino.

La parcela usada para su vinificación es de aproximadamente 3 hectáreas, en terreno de secano franco-arcilloso, en vaso elevado y con un muy bajo rendimiento. Con viñas de más de 50 años, algunas incluso 100; y cuya uva principal es la Bobal. Uva muy rural, austera y muy resistente a las inclemencias del tiempo y las plagas. Esta uva es original y se encuentra en un 75% de los viñedos de Valencia, Cuenca y Albacete. Siendo autóctona de Manchuela y Utiel-Requena. Uva de tamaño grande y compacto, entre 3 y 5 veces más grande que la Cabernet. Hollejo duro y grueso de alta carga de tanino y antociano de alta acidez. Además de la Bobal, en este proyecto se han recuperado otras variedades casi extintas como la Crujidera, llamada así porque al morder es dura y cruje ; y la Tardana.

Elaboran de manera natural estricta y manual, de forma artesanal con una producción de unos 1.000 litros, en unas instalaciones en donde hasta la electricidad tiene un papel casi secundario, usada solo para el despalillado, en casi la penumbra. No se usan ni bombas de trasiego ni sofisticados equipos de frío, para el frío se utiliza la noche o el agua de pozo.

Las fermentaciones son espontáneas, debido a la gran carga de naturaleza existente en el viñedo y que, es transportada hasta la bodega. Los vinos no son ni clarificados ni filtrados, sin sulfuroso y sin adicionar ningún tipo de estabilizante; con el fin de minimizar en la manera posible de huella de CO2. El embotellado, etiquetado y capsulado es manual y el corcho está certificado por Forest society Council, quien asegura un uso responsable del bosque. El hecho de no usar sulfuroso, y con una capacidad de envejecimiento medio /largo, es un gran logro y esto se consigue tras el estricto control de todos los procesos que, como es una bodega pequeña, se pueden controlar. Uno de estos procesos es “inertizar” con gas para desplazar el oxigeno y de esta manera, no hay que añadir sulfuroso, se controla las cubas y se puede conseguir que el vino tenga crianza.

Los tres vinos que catamos ayer de la mano de Raúl, fueron:

1.-  ENDEMIC SEGUNDO 2015

Procedente de cepas viejas de 80 años y de uva bobal como hemos comentado, con fermentación espontánea, nos da un vino que no es ni limpio ni brillante como habitualmente nos encontramos, con posos que son muy pequeños y que no molestan. La idea de los posos es que estos sedimentos son ricos en microorganismos, con bacterias lácticas (lactobacilos) que siempre son beneficiosos para el sistema digestivo. En nariz es muy intenso, uva madura fundamentalmente, y en boca lo que persiste es su acidez con estas notas de fruta madura y un carbónico residual procedente de una refermentación en botella que no molesta y es incluso divertido. 12.90 € aprox.

2.- ENDEMIC INEXPECTANTS 2015

Al igual que el vino anterior es de uva bobal de cepas viejas y del mismo tipo de cultivo, igual de fermentación espo

ntánea y con un

envejecimiento en barrica de roble durante 12 meses en barricas de 225 ltr con una carga de lias importante, en

donde la presencia de los polisacáridos le da suavidad al vino y le quita astringencia, y con battonage. Es un vino sin clarificar ni filtrar, sin corrección de la acidez con tartárico. En  nariz es intenso, muy diferente al 2015 anterior. En boca es suave, elegante y maduro. En donde se nota sobre todo la madera y su carga tánica. Con su acidez y la crianza aún puede durar 2 ó 3 años más en botella. 19.90 € aprox

3.- ENDEMIC 2014

Al igual que los otros anteriores es 100% bobal, natural y artesanal, sin clarificar y sin filtrar. de Fermentación espontánea y con una producción de 900 botellas. Es un vino muy bonito, de color rojo picota granatoso. En nariz aparecen frutas negras maduras, ciruelas y moras, incluso con notas ahumadas y tostadas. Tiene un toque acético en nariz bastante marcado. En boca es voluminoso, fresco, de paso ligero y post gusto largo. Acidez perfecta, algo salino y este toque acético hace que resalte más la fruta. Tanino intenso pero que da expresión al territorio y la bobal. vino muy complejo y con un montón de matices !!! Imprescindible decantar 1 hora antes para que esté al máximo de su expresión. 19.90 € aprox.

Como os decía, son unos vinos que son imprescidibles probarlos para que veais una nueva forma de hacer vino con un absoluto respecto por el medio ambiente y un trabajo realmente increíble con unos vinos soberbios.

 

SaLud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *